Al César lo que es del César: sí, ese enorme palo blanco bamboleante tiene un indudable parecido a un consolador gigante. Ale, ya lo hemos dicho. Ahora centrémonos en lo importante: ese estrecho y alargado aparato tiene el potencial para revolucionar el mundo de la energía eólica. Casi nada, vamos.

Este curioso invento que ves se trata de una turbina eólica diseñada por la empresa española Vortex Bladeless. La compañía asegura que estas barras gigantes se encargan de generar energía limpia (puedes estudiar bien cómo haciendo clic aquí), y además lo hacen sin los efectos ambientales dañinos de las turbinas tradicionales.

Según Vortex Bladeless todo parecen ser ventajas. En primer lugar, debido a su nuevo método para conseguir energía —por medio de la oscilación y vibración del viento— no es necesario contar con fuertes vientos que sean capaces de mover las palas de una turbina, como ocurre en los molinos eólicos tradicionales.

Otra ventaja es que reducen enormemente el impacto ambiental. No solo porque este diseño no supone un peligro para las aves, sino porque además generan menos ruido y ocupan menos espacio.

Al carecer de piezas como engranajes o palas su instalación también se vuelve mucho más sencilla y su mantenimiento resulta mucho menos necesario y costoso.

Desde Vortex Bladeless aseguran que sus turbinas son complementarias a los sistemas eólicos existentes. Este modelo está pensado para ubicaciones urbanas y residenciales donde podría ser interesante tener este tipo de energía a mano, pero donde un parque eólico a gran escala ocuparía excesivo espacio y resultaría demasiado disruptivo. De hecho, sus creadores defienden que su lugar ideal sería al lado de una autopista, porque así sus turbinas podrían aprovechar el aire que generan los coches al pasar.

Ciertamente, con ventajas así, ¿a quién le importa que estas turbinas tengan forma de consolador?

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *