Inspirado en la más pura ciencia ficción, desde Aliens a Avatar, Jonathan Tippett, un artista e inventor canadiense, decidió convertir en realidad su sueño: un mecha gigante en la vida real. Ahora busca piloto para el vehículo, y mejor que aparezca alguien antes de que una IA se haga con el control.

Cuando hablamos de mecha nos referimos a un vehículo de ciencia ficción de gran tamaño que, a diferencia de un robot, está controlado por un piloto. Partiendo de esa base, Tippett, fanático de la ciencia ficción, ideó su propio exoesqueleto andante, aunque con un fin mucho más amplio:

Queríamos crear una experiencia para el piloto humano. Todo el proyecto comenzó como la creación de una nueva experiencia humana: construir una flota de exo-trajes de 3.000 kilogramos y lanzar una nueva liga deportiva de alto octanaje y bajo contenido de carbono llamada X-1 Mech Racing.

El principal impulsor es simplemente la pasión por un futuro en el que los mechas gigantes corren a toda velocidad alrededor de los enormes campos de los estadios, enfrentando obstáculos.

Así nació PROSTHESIS, el denominado por el libro Guinness de los récords como el exoesqueleto tetrápod más grande, uno que mide 3,96 metros de alto, 5,1 metros de largo y 5,51 metros de ancho. Además, el cuerpo y las patas del exoesqueleto están hechos de 1.600 kg de tubos de acero Chromoly, un material de alto rendimiento que se usa en la industria aeroespacial y autos de carreras. Según Tippett:

El corazón de la máquina es un paquete de baterías de iones de litio de 96 voltios y 36 kWh, diseñado a medida. Eso hace funcionar dos motores eléctricos de CA que accionan dos bombas hidráulicas y proporcionan un flujo de fluido a los cilindros hidráulicos que generan hasta 12000 libras de fuerza cada uno.

Pero como decimos, no es un robot, es un vehículo que no puede funcionar sin un piloto en el interior que conecta el sistema hidráulico de alta potencia al sistema de control. Un esfuerzo de 13 años que ahora busca piloto que convierta sus movimientos en instrucciones de movimiento para el mecha más grande y espectacular.

Para ello, desde el pasado verano ha estado entrenando a pilotos potenciales en su rancho. De fondo, la posibilidad de construir otros mechas e iniciar una competición de carreras que hasta hace muy poco solo podía ser producto de la ciencia ficción. [Seeker, Guinness, Insider]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *