Ilustración para el artículo titulado

Imagen: Cristian Ungureanu/Flickr (Other)

Es posible que formes parte de ese nutrido grupo de personas que un buen día decide comprar plantas de interior para decorar la casa y que, pasados unos días, descubre que las plantas se han muerto. Esto suele pasar porque, o bien se han olvidado de regarlas, o bien se han excedido. Te mostramos un truco para que las nuevas mascotas sobrevivan a tus dotes.

Además, la herramienta que previene tanto la pudrición de la raíz como la deshidratación probablemente la tienes en casa, y no es otra que los filtros de café de toda la vida.

¿Cómo? Las macetas normales tienen agujeros en la parte inferior que permiten que el exceso de agua se drene, pero no siempre son efectivas. El suelo puede fluir con el agua o formar grumos que bloquean las aberturas. Por esta razón, revestir la maceta con un filtro de café fomenta una distribución más uniforme del agua.

Como explican en Apartment Therapy, cuando la humedad llega al fondo, el papel absorberá gran parte de ella. Además, el revestimiento también atrapa cualquier residuo de suciedad que pueda filtrarse a través de los orificios.

Ilustración para el artículo titulado

Imagen: Pinterest (Other)

De esta forma, si riegas demasiado tu planta no tendrás que preocuparte de que el agua lave la tierra o la sature demasiado y cause la pudrición de la raíz, lo que puede significar la muerte de la planta. No solo eso, tal y como explican:

Los filtros de café también pueden ser útiles en situaciones de bajo riego. Retienen la humedad por un tiempo y, aunque no es suficiente para promover la pudrición, pueden actuar como una especie de reserva de agua cuando la planta comienza a resecarse.

Así que ya sabes, un simple filtro de café puede ser la solución para las plantas de interior. [Apartment Therapy]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *