Las últimas fotos tomadas por el Rover Perseverance muestran al helicóptero Ingenuity ya posado sano y salvo en suelo marciano y preparándose para despegar. Son noticias fantásticas, pero no tanto como para que un arcoíris brille sobre el cielo a sus espaldas.

A la izquierda de la foto, justo en la esquina, se puede ver un arco que realmente parece el conocido fenómeno del que disfrutamos aquí en la Tierra cuando llueve. Lamentablemente, en este último dato está la clave de todo. El arcoíris se produce debido a la refracción de la luz en las gotas de lluvia, y en Marte no llueve porque no hay suficiente agua como para que esta se condense en gotas en la ténue atmósfera marciana.

Los técnicos de la NASA explicaban ayer que el arco en el cielo es el resultado de una simple aberración óptica de la cámara. Esa aberración de se debe a que en el momento de la foto la cámara Rear Hazards del rover estaba apuntando al sur, justo de frente al Sol. De hecho el falso arcoíris puede verse en otras fotos tomadas desde la misma perspectiva a lo largo de varios días. De hecho, para poder captar un arcoíris la luz del Sol tiene que estar a espaldas de uno.

Los arcoíris no son posibles en Marte, pero sí en otros planetas donde haya gotas en estado líquido en la atmósfera. En Venus, por ejemplo, las gotas de ácido sulfúrico producen una ilusión óptica similar visible desde órbita, aunque no hemos sido capaces de estar lo bastante tiempo sobre su superficie como para comprobar si el efecto es visible desde ahí. El metano líquido sobre la superficie de Titán, la luna de Saturno, podría también tener un efecto parecido. [vía IFL Science]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *