Ilustración para el artículo titulado

Foto: STR / AFP (Getty Images)

China ha lanzado hoy a la órbita baja terrestre el módulo principal de su nueva estación espacial. El ambicioso proyecto será la respuesta del país asiático a la Estación Espacial Internacional, que nunca ha incluido a China entre sus miembros.

El módulo central de 17 metros se llama Tianhe, o Armonía de los Cielos. Despegó desde el Centro de Lanzamiento Wenchang en Hainan durante las primeras horas del jueves por la mañana. Se lanzó a bordo de un cohete Larga Marcha-5b de 60 metros de altura, que ha sido el lanzador insignia del programa desde 2016. Este es el primero de los 11 lanzamientos previstos hasta ver terminada la estación espacial china a finales de 2022.

Si todo va de acuerdo con el plan, Tianhe será la sección de la estación que albergue a los astronautas chinos por periodos de hasta medio año. Los próximos lanzamientos enviarán dos módulos experimentales que se conectarán a ambos lados de Tianhe, cuatro envíos de carga y cuatro misiones tripuladas, la primera de las cuales está programada para junio. Tianhe tiene un total de cinco puertos de atraque, que podrían ampliarse a seis.

El módulo central es la nave espacial más grande desarrollada hasta ahora por China, según los medios estatales chinos. El peso total de la estación rondará las 66 toneladas. Si bien está muy lejos de las más de 450 toneladas que tenía la Estación Espacial Internacional cuando se completó, los principales objetivos de la estación espacial china (realizar experimentos en el espacio y explorar cómo las propiedades del espacio afectan los resultados) no requieren realmente una mucho espacio.

La otra expedición reciente de China en el espacio incluye su misión a Marte (lanzada el año pasado en un cohete similar al que acaba de poner a Tianhe en órbita). Se espera que el rover asociado con la misión aterrice en Marte a mediados de mayo, solo unos meses después de que el rover Perseverance de la NASA aterrizara en el cráter Jezero en febrero. Hace apenas un par de días, el satélite NEO-1 de China entró en órbita; es un minero espacial, que busca atrapar desechos espaciales con una red para su análisis.

Aunque el montaje de la estación espacial china se retrasara, sobre todo por un fallo en un lanzamiento de 2017, los medios estatales informan que el objetivo de completar la construcción de la estación permanece fijo a finales del próximo año.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *